15.7 C
Argentina
InicioEconomíaImportaciones: el 12% de las operaciones que se aprueban son en yuanes

Importaciones: el 12% de las operaciones que se aprueban son en yuanes

Noticias y curiosidades del mundo


Un informe que circula en el sector analiza cómo evolucionan las aprobaciones de las SIRA.

Las operaciones de comercio exterior que las empresas argentinas pagan en yuanes están ocupando un lugar importante en el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), el “semáforo” oficial que prende la luz verde o roja para avanzar o no en el proceso que culmina con la compra de las divisas necesarias para pagar dichas operaciones.

En mayo, según un informe de una firma privada que procesa una de cada cuatro SIRA del sistema, el 11,64% de las solicitudes procesadas y aprobadas requerían yuanes para pagar.

Esto significa que las empresas autorizadas accederán en algún momento con sus pesos al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) y a cambio les venderán yuanes, con los que cancelarán las deudas con sus proveedores chinos.

De todas maneras los datos procesados revelan que el nivel global de aprobaciones es muy restrictivo.

En mayo, por ejemplo, ocurrió esto.

Solo el 35% de las empresas que presentaron SIRAs lograron el total de aprobaciones. El 31,8% de las empresas no lograran ningún tipo de aprobación. El 5,6% de las firmas consiguió apenas el 20% de las autorizaciones solicitadas. Un 25.2% de las firmas logró entre el 20 y el 80% de lo que solicitaban. Un 2,4% logró entre el 80 y el 99%.

Pero una cosa es la aprobación de la SIRA y otra poder comprar las divisas. «Los plazos de pago dependen de otros factores como ser el tamaño de la empresa. Cuanto más grande la empresa más plazo deberán esperar» dicen en el mercado del comercio exterior.

 Por rubros de actividad, las aprobaciones se repartieron así.

Comercio Mayorista y minorista 38.4%; Manufacturera 20.3%; Automotriz 16.2%; Químicos 6.4%; Farmacia 5.1%; Papel 3.1%; Transporte 3.1%; Maquinaria 2.7%; Calzado 2.3% y Textil 2.2%.

En los pedidos de importación de bienes de capital está ocurriendo algo a destacar: Se están extendiendo los plazos de pago, es decir de venta de divisas, a 365 días, con lo que le pasan el problema al próximo gobierno.

La venta de yuanes para directamente pagar con esa moneda las operaciones de comercio exterior arrancaron con cuentagotas y ahora se espera que crezcan en proporción a las operaciones con dólares. La ventanilla de yuanes tiene naturalmente una fila más corta que la formada por aquellas empresas que solicitan dólares.

Ahora que se anunció una suerte de “lluvia de yuanes” se verá cómo se regulan las aprobaciones, porque si algo quedó claro es que dólares no hay. Y es un misterio si el Banco Central va a lograr transformar yuanes en dólares no ya para intervenir en el mercado cambiario paralelo, simio para abastecer de divisas a los importadores.

La utilización de esa parte del swap, el Banco Central de China la imputa como una deuda a cobrar. Y aplica una tasa de interés Shibor (hoy en 2.6% anual) más un spread que rondaría los 6,5 puntos.

Las empresas con todos los papeles en regla entregan el permiso de compra de divisas a su banco de confianza y éste termina negociando la compra de yuanes con BCRA.

Por la ventanilla de yuanes pasan las firmas radicadas en Tierra del Fuego que importan piezas para los productos que se ensamblan en esa provincia, algunos laboratorios y también empresas del sector automotor. Del total de importaciones argentinas, el 21% provienen de China. El año pasado el saldo comercial fue negativo en cerca de US$ 7.000 millones.

China da estas facilidades -a la Argentina y a otros países- porque el uso del yuan en el comercio internacional es una de las políticas estratégicas que impulsa el Gobierno chino para competirle mercados al dólar y a los Estados Unidos.

El mismo acuerdo que Argentina tiene firmado con China, el gobierno de Alberto Fernández quiso establecerlo con Brasil, para que las importaciones de ese país se paguen en reales. Pero el Banco Central de Brasil rechazó de plano dicha posibilidad. El organismo monetario que conduce con mano de hierro el economista ortodoxo Roberto Campos Neto habría dicho que Argentina no ofrecía ningún tipo de garantía aceptable, a cambio de los reales que le financiaría Brasil a través del BNDES. Campos Neto también es un férreo opositor a la idea de crear una moneda común para el Mercosur.

Lo que es evidente es que las empresas que importan de China tendrían más facilidades para acceder a las reservas del Banco Central (en este caso yuanes), algo que desde ya está lejos de replicarse entre los importadores que necesitan dólares estadounidenses para saldar sus operaciones.

La extrema sequía no hará más que ampliar las diferencias entre quienes importan de China y quienes importan de otros orígenes. La falta de reservas es lo que está impulsando el dólar agro que se conocería este miércoles.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS