4.7 C
Argentina
InicioEconomíaPor qué el kirchnerismo, Martín Guzmán y los empresarios no logran ponerse...

Por qué el kirchnerismo, Martín Guzmán y los empresarios no logran ponerse de acuerdo

La construcción del gasoducto que unirá Vaca Muerta con Buenos Aires desató una polémica entre fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo y Energía Argentina, la empresa estatal que se encarga de la obra. El presupuesto en juego no es menor: no baja de US$ 1.600 millones.

Energía Argentina está liderada por Agustín Gerez, un joven abogado santacruceño que está enrolado dentro del cristinismo. El funcionario cuenta con el respaldo de Federico Basualdo, el subsecretario de Energía Eléctrica que el Instituto Patria suele apoyar a sol y sombra, conocido por ser una suerte de antagonista de Martín Guzmán, el ministro de Economía que quiso desplazarlo de ese cargo y no pudo.

La construcción del gasoducto siempre estuvo bajo la órbita de Energía Argentina. Sin embargo, a mediados de marzo, el secretario de Energía -Darío Martínez- tuvo que hacer una intervención. Por carta, le reclamó a Guzmán que le asigne fondos para ese proyecto. Dijo que contaba con US$ 100 millones, pero que necesitaba US$ 600 millones. Martínez luego dio el incidente por cerrado, sin muchas explicaciones.

La primera licitación que hizo Energía Argentina fue para la provisión de caños. Se esperaba que tanto Techint como empresas chinas presentaran ofertas. “Hubieron consultas realizadas por 6 empresas, pero luego solo SIAT S.A. presentó oferta”, informó la empresa. A comienzos de mayo, se adjudicó la cañería a Siat (de Techint), en una partida por US$ 600 millones.

La empresa estatal estaba por desembolsar el anticipo, pero depende de Economía y el Banco Central para poder avanzar. Los dólares, según comentan ejecutivos de empresas, aún no estarían.

El cuestionamiento sobre las pulgadas de los caños del gasoducto enfureció a Energía Argentina, donde prevalece el cristinismo. ”Previo a iniciar el proceso licitatorio, Energía Argentina procedió a solicitar a la Cámara Argentina de Fabricantes de Caños y Tubos de Acero que indicara qué empresas podían cumplir con dichos requisitos técnicos. La respuesta fue que solo SIAT la cumplía”, indicaron en un comunicado. “Se desconoce en el rubro a la Empresa Laminados Industriales” agregaron. Es una referencia a la supuesta predilección de Desarrollo Productivo por esa compañía, que se especializa en caños con otras pulgadas.

La acusación de Desarrollo Productivo -de “una licitación hecha a medida”- llegan en una semana inusual en la exposición pública del gasoducto. Antonio Pronsato, que estaba trabajando en ese proyecto y era persona de consulta de muchas empresas, se alejó sin dar las razones de esa renuncia. En el kirchnerismo conviven dos justificaciones al respecto: una es que estaba tratando de beneficiar a empresarios de su confianza (Desarrollo Productivo retomó un poco ese argumento el sábado) y otra es que se trató de cuestiones personales, en los que Pronsato desacordó con los tiempos del proyecto.

¿Por qué Cristina cuestionó a Techint si sus funcionarios eligieron a una empresa de Techint?

En Energía Argentina sabían que la producción local de la compañía iba a resultar insuficiente para toda la obra. Daban por hecho que el gigante metalúrgico iba a traer tubos de plantas que posee en otros países, como Brasil. El reproche de la vicepresidente al presidente es que Alberto Fernández no haya aprovechado que a Techint se le otorgaba un contrato millonario (US$ 600 millones) para conversar con los dueños de la metalúrgica sobre la posibilidad de traer una planta de laminado al país.

Pero las tensiones se magnifican, de cara a una próxima etapa. Son los desacuerdos sobre lo que se denomina “parte del león” del gasoducto: la construcción de la obra civil.

Ese “corazón” del proyecto demandará casi US$ 1.000 millones y todas las grandes constructoras locales lo miran con interés.

Marcelo Mindlin, el dueño de Pampa y Sacde -una constructora- es uno de los que quiere ser parte del proyecto. Techint también desea ofertar y hay varias más siguiendo el proceso con atención.

“El equipo de Gerez es muy ejecutivo. Trabajan desde muy temprano hasta tardísimo, hay ida y vuelta permanente” describió un empresario que sigue la evolución de la próxima licitación casi minuto a minuto.

Para que la obra de construcción se haga más rápido, Energía Argentina evalúa adjudicarle distintos tramos a varias empresas. De esa forma, suponen, se podría realizar todo más rápido y llegar a mediados del año que viene, la meta de la empresa estatal.

Una fuente del oficialismo contó que allí hubo algunas ideas de Pronsato -el asesor que renunció- que no gustaron al resto del Gobierno. En particular, la creación de más tramos podría abrir el juego a más firmas a la hora de construir. Entre ellas, a CPC, la constructora de Cristóbal López.

Hay un punto en que las acusaciones de Producción y las de algunos integrantes del oficialismo coinciden. La cartera que manejaba Matías Kulfas deslizó que “también adjudicaron la provisión de válvulas a una empresa importadora en lugar de a un fabricante argentino que ofrecía precios y condiciones similares, incumpliendo el compre nacional”. Energía Argentina le contestó que “el proceso licitatorio para la adquisición de válvulas aún se encuentra abierto y el mismo será declarado fracasado por parte de Energía Argentina debido a que ninguna de las ofertas recibidas cumplen con los plazos de entrega solicitados”.

Pero hay  un funcionario del oficialismo -y del riñón kirchnerista-  que también suponía que esa adjudicación de válvulas a una empresa extranjera estuvo muy cerca de concretarse. Y que Pronsato estaba detrás de esa posibilidad, que ahora Energía Argentina da por descartada.

La salida del considerado funcionario “clave” todavía no ha sido aclarada. Pronsato fue interventor del Enargas durante la administración de Julio De Vido como ministro de Planificación. Con Federico Bernal, actual interventor del mismo organismo, ya no tendía buen diálogo. Pronsato, que trabajó en el sector privado, se caracteriza por ser extrovertido y manifestar su enojo en público cuando no se siente cómodo con alguien. Quizás esas características de personalidad también le pueden haber jugado en contra en esta etapa de mayor corrección política en el trato con subordinados.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS