27 C
Argentina
InicioEspectáculosLos Fabulosos Cadillacs recuperaron un lugar que en realidad nunca abandonaron, en...

Los Fabulosos Cadillacs recuperaron un lugar que en realidad nunca abandonaron, en la cima de la escena local

Noticias y curiosidades del mundo

Las cualidades de Los Fabulosos Cadillacs, al no tocar en Buenos Aires por cinco años, parecían haber pasado al olvido simplemente por no producir novedades ni mostrarse en vivo. Porque el tiempo pasa y la actividad musical sigue produciendo nuevos artistas, grandes hits y también material destacado de los héroes de cada género.

El regreso se produjo el viernes 26 en un estadio Movistar absolutamente atiborrado de fans que querían ver a su banda insignia en acción, además de los más jóvenes que nunca los vieron en un recital.

Vicentico al frente de Los Fabulosos Cadillacs en el Movistar Arena. Foto Juano Tesone

Vicentico al frente de Los Fabulosos Cadillacs en el Movistar Arena. Foto Juano Tesone
El resultado fue apabullante, porque no sólo demostraron estar a la altura de su leyenda, sino que ratificaron ser únicos, originales y extraordinarios en un estilo absolutamente propio.

Los Fabulosos Cadillacs le recordaron a todos que su sonido sentó las bases del llamado «rock latino» de los años ’90, formando una trilogía fundamental con Mano Negra y Maldita Vecindad. Todos ellos nacieron del ska y el punk, sumaron rock y luego salsa, hasta formar un ritmo totalmente propio, que hoy sigue contagiando la misma energía y frescura de siempre.

El comienzo del show

En vivo en Movistar Arena, los Cadillacs sonaron precisos y ajustados, tocando un hit tras otro, sin siquiera dejar espacio libre para poner pie en la valiente ópera-rock de su regreso a estudios en 2016, La salvación de Solo y Juan.

El público acudió a la cita agotando entradas rápidamente y obligando a agregar una segunda función para el sábado 27 que además se verá en vivo por Star+ desde las 20:30.

Bastó con mirar las plateas llenas y lo compacto del campo sin butacas para ver que se quedaron cortos: tanto el grupo como los fans se merecían más fechas o un estadio más grande.

Florián, su padre Vicentico y Flavio, de Los Fabulosos Cadillacs. Atrás, Mario Siperman en teclados y fernando Ricciardi en batería. Foto Juano Tesone

Florián, su padre Vicentico y Flavio, de Los Fabulosos Cadillacs. Atrás, Mario Siperman en teclados y fernando Ricciardi en batería. Foto Juano Tesone
La formación fue la misma de los últimos ocho años, con la incorporación de los hijos de Vicentico y Flavio (Florián Fernández Capello y Astor Cianciarulo) y el trombonista de Necochea Joaquín De Francisco, junto al elenco histórico, con Mario Siperman, Sergio Rotman, Fernando Ricciardi y Dany Lozano.

Además, como ocurre de tanto en tanto, se sumó su viejo compañero Luciano Jr. (rebautizado «El Tirri» en el universo Tinelli) para cantar la surrealista letra de Belcha.

Los Fabulosos Cadillacs en vivo en Movistar Arena, el viernes por la noche. Repiten sábado y también se dará por Star+. Foto Juano Tesone

Los Fabulosos Cadillacs en vivo en Movistar Arena, el viernes por la noche. Repiten sábado y también se dará por Star+. Foto Juano Tesone
Como previa, hubo un buen DJ set pregrabado de Rotman, que culminó cuando se apagaron las luces y comenzó a sonar -como ocurre hace décadas- la música de The James Bond Suite de John Barry.

Cada uno fue ocupando su lugar, y arremetieron con el breve instrumental Cadillacs, que puso el tono en el origen «rude-boy» del proyecto. Provocó ovaciones y el primer pogo de la noche.

El estadio se vino abajo con la primera canción del repertorio: Manuel Santillán el León. Se desató una locura general, mezcla de felicidad indescriptible, emoción a flor de piel y energía desbordante.

En cuestión de minutos, los Cadillacs, que pocos porteños tenían presente como una banda en actividad, recuperaron un lugar que en realidad nunca abandonaron, y se colocaron en la cima de escena actual, con la madurez de casi 40 años de carrera y las ganas de tocar intactas.

Vicentico y Flavio Cianciarulo mostraron una permanente complicidad en el show de Los Fabulosos Cadillacs en Movistar Arena. Foto Juano Tesone

Vicentico y Flavio Cianciarulo mostraron una permanente complicidad en el show de Los Fabulosos Cadillacs en Movistar Arena. Foto Juano Tesone
Vicentico estuvo especialmente parco, caminando de una punta del escenario a la otra, bailando cada tanto con Flavio, amagando pasitos de Madness, jugando con la armónica y un bastón y apenas saludando cuando llegó la arenga de Mal bicho, sobre el final del concierto.

«Muy buenas noches, un placer para nosotros poder volver a tocar hoy, un honor también,» dijo. Pidió bajar las luces, apagar los teléfonos un ratito, quizás arrodillarse y hacer silencio antes de pedir «No la guerra, no la violencia, no a la injusticia y a tu codicia» y desatar una explosión de pogo y locura.

En cambio Flavio, si bien tampoco habló, desde el inicio gritaba cada tanto un «¡El León del Ritmo, Buenos Aires!», en alusión al nombre del show y de la gira.

Dos horas inolvidables

La lista de temas fue capaz de pasar el punk-rock calavera de El muerto al multi-ritmo de Carmela y dos enganchados del segundo disco Yo te avisé!: Estoy harto de verte con otros y El genio del dub, con su cita a Radio Kriminal y gran solo de Florián.

Vicentico en Movistar Arena con Los Fabulosos Cadillacs. Foto Juano Tesone

Vicentico en Movistar Arena con Los Fabulosos Cadillacs. Foto Juano Tesone
De pronto hubo un par de segundos donde no engancharon el tema siguiente, y la gente enseguida aprovechó para ponerse a corear la melodía de Yo no me sentaría en tu mesa, algo que en general suele ocurrir recién antes de los bises.

El cadencioso Calaveras y diablitos dio un poco de respiro, con buen solo de trombón incluido, pero enseguida llegó una larga e inspirada versión a dos baterías de Los condenaditos.

Siguieron El aguijón, N° 2 en tu lista, Basta de llamarme así y el toque psicodélico beatle de Saco azul, todas con un permanente y furioso pogo en el campo.

Un clásico de Sr. Flavio: simular disparos con su bajo en

Un clásico de Sr. Flavio: simular disparos con su bajo en «Mal bicho», de Los Fabulosos Cadilacs. Foto Juano Tesone
El tramo final fue con una seguidilla de hits enormes: Siguiendo la luna (con un guiño al Kaya de Sumo y unos versos cantados por su autor Sergio Rotman), V° centenario, Carnaval toda la vida (con todo el estadio a los saltos y Flavio arengando), Mal bicho y Matador.

Tras una pausa, volvió el Sr. Flavio para un solo de bajo con citas de Mañana en el Abasto, y enseguida otra serie de temazos con toda la banda: Vos sabés enganchado con Hoy lloré canción (compuesto junto a Rubén Blades) y un grito final de «¡Totito!» en homenaje al recordado Gerardo Rotblatt.

Sr. Flavio, bajista, cantante y compositor de Los Fabulosos Cadillacs, aquí en vivo en Movistar Arena. Foto Juano Tesone

Sr. Flavio, bajista, cantante y compositor de Los Fabulosos Cadillacs, aquí en vivo en Movistar Arena. Foto Juano Tesone
Mi novia se cayó en un pozo ciego, Belcha, Vasos vacíos, El Satánica Dr. Cadillac y Yo no me sentaría en tu mesa coronaron una noche inolvidable con dos horas de lo mejor de los Cadillacs, que nunca se fueron y deberían volver más seguido.

Ficha

Los Fabulosos Cadillacs.

Sala: Movistar Arena, viernes 26 de mayo. Repite sábado 27.

Músicos: Vicentico (voz), Sr. Flavio (bajo y voz), Sergio Rotman (saxo), Mario Siperman (teclados), Fernando Ricciardi (batería), Daniel Lozano (trompeta), Florián Fernández Capello (guitarra), Astor Cianciarulo (percusión, batería y bajo), Joaquín De Francisco (trombón).

Calificación: Excelente

MFB

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS