14.7 C
Argentina
InicioPolíticaCristina Caamaño acelera los trámites para ser embajadora en Israel

Cristina Caamaño acelera los trámites para ser embajadora en Israel

Nadie recuerda una definición para la representación del país en Israel con tantos trascendidos internos. Pero lo cierto es que Cristina Caamaño ya aceptó el ofrecimiento de Alberto Fernández y de Santiago Cafiero, cumplió hace algunos días con el trámite formal en Cancillería de presentación de antecedentes y ahora el Presidente deberá definir si envía el pliego al Senado, y esperar que Cristina Kirchner acepte a la ex interventora de la AFI como embajadora en ese país.

Fuentes oficiales le confirmaron a este diario que la ex fiscal, reemplazada a principios de mes por Agustín Rossi al frente de la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia, presentó hace algunos días la documentación requerida por Cancillería antes de que el pliego de los candidatos a embajadores sea enviado a la Cámara alta para su aprobación.

“Aceptó el ofrecimiento, ahora empieza el trámite formal”, aseguraron fuentes oficiales al tanto de la decisión de Caamaño y de la oferta del Presidente, motorizada en buena medida por el canciller, sindicado como el principal promotor de la movida.

Según fuentes gubernamentales, desde que empezó a sonar como candidata para reemplazar a Sergio Urribarri, condenado por corrupción por la Justicia entrerriana, la ex fiscal buscó tender puentes con la comunidad judía, que no interfiere en el proceso interno del Gobierno pero que tiene suficiente peso como para hacer saber sus preferencias.

En medio de ese procedimiento, que en el Frente de Todos tiene el plus de las internas entre los principales socios de la coalición, surgió otro candidato que cosechó el visto bueno de distintos sectores pero no del Presidente. Se trata de José Glinski, director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), de buena llegada a la comunidad israelita: es, por caso, asesor del comité judío americano.

El funcionario tuvo el apoyo inicial de Aníbal Fernández, que le llevó el nombre al jefe de Estado. Después se plegó un sector de La Cámpora, con Eduardo “Wado” de Pedro a la cabeza. La figura de Glinski tuvo en las últimas semanas mayor exposición por el escándalo en torno al avión venezolano-iraní que aterrizó en el país el lunes 6 y que, 48 horas después, fue retenido por el Gobierno tras una serie de alertas de Paraguay, de Estados Unidos y de Israel.

En esa trama, según trascendió, el jefe de la PSA tuvo un activo rol. El comunicado de la embajada de Israel con serias advertencias por la presencia del Boeing 747 de la empresa Emtrasur con 5 tripulantes iraníes y 14 venezolanos -investigados ahora por la Justicia-, pero con un reconocimiento por “el accionar rápido, efectivo y firme de las fuerzas de seguridad argentinas” se lo adjudican, en ese sentido.

Se menciona además al empresario Mario Montoto, que participó de la gira reciente del ministro del Interior y un grupo de gobernadores por Tel Aviv, y que tiene fuertes lazos diplomáticos y de negocios con ese país, como uno de los interesados en el sucesor de Urribarri.

En ese contexto, Fernández tiene que resolver ahora si manda al Senado los papeles de Caamaño para avanzar con el proceso de nombramiento que luego deberá obtener el plácet del gobierno israelí. En Casa Rosada explicaron este lunes que el envío del pliego podría no demorar demasiado, mientras el Presidente y Cafiero regresaban este martes al país tras la breve visita a Munich por la cumbre del G7. Sin embargo, todavía había versiones contrapuestas en torno al avance del trámite.

En tanto, la definición por parte del gobierno argentino coincide casualmente con la salida de Galit Ronen como embajadora israelí en nuestro país: la funcionaria había organizado su despedida para este lunes por la noche. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS