7.2 C
Argentina
InicioPolíticaLa justicia remata más inmuebles y máquinas de Austral, la empresa...

La justicia remata más inmuebles y máquinas de Austral, la empresa quebrada de Lázaro Báez

Una estancia emblemática, una porción del gran parte del parque automotor de la firma Austral Construcciones y un edificio sin concluir en Pilar fueron algunos de los remates ordenados por la jueza comercial María José Gigy Traynor en el marco de la quiebra de la constructora con la que Lázaro Báez obtuvo 51 licitaciones por 46.000 millones de pesos del gobierno kirchnerista. Las subastas se impulsan para recuperar dinero y distribuirlo entre los acreedores de la firma: la AFIP le reclama más de 2.000 millones de pesos al ex socio comercial de Cristina Kirchner. Ahora, la magistrada organizó nuevas subastas de inmuebles en Comodoro Rivadavia y maquinaria vial.

Con cada remate, el patrimonio de 1.420 bienes muebles e inmuebles perteneciente a Báez sigue encogiéndose, mientras todos esos bienes sufren un fuerte deterioro.

La justicia estimó que entre 2004 y 2015 el contratista K aumentó su fortuna en un 12.127%, y el patrimonio de Austral Construcciones (su firma insignia) trepó un 45.313%. Ese salto pudo ocurrir gracias a los contratos viales que le adjudicaron los gobiernos kirchneristas.

Cuando la justicia condenó a Báez a doce años de prisión por haber lavado 55 millones de dólares, el Tribunal sostuvo que parte de esos fondos provinieron de las irregularidades en la obra pública, algo que hace una semana la Unidad de Investigación Financiera (UIF) rechazó para pedir la absolución de Cristina Kirchner.

Así como muchas de las propiedades -distribuidas en ocho provincias- se encontraban registradas a nombre de Báez y de sus hijos, otras tantas estaban bajo la titularidad de Austral Construcciones.

Con los pagos interrumpidos por el gobierno, sin nuevos contratos y una investigación penal por los millonarios enjuagues durante los gobiernos de Kirchner y Cristina, la empresa entró en cesación de pagos, y en junio de 2018 la juez Gigy Traynor dictaminó su quiebra. La firma era inviable. Cuando analizó su contabilidad, la magistrada detectó que Austral había volcado parte del dinero a la adquisición de 90 propiedades -contando sólo las inscriptas a nombre de la constructora- y a la compra de automotores por 81,5 millones de pesos. Ese imperio de máquinas pesadas se amplió a camionetas, trailers y todo tipo de materiales.

En el marco de la quiebra la jueza ordenó un conjunto de remates de estos bienes muebles e inmuebles, para obtener fondos con los cuales hacer frente al pago a los acreedores certificados en el expediente. La AFIP es el principal de ellos, ya que Austral le debe más de 2.200 millones de pesos.

El último mes se remató la estancia Río Bote. Según la documentación judicial a la que accedió Clarín, se vendió por 38.965.870 pesos. Patagonia Profunda es la sociedad anónima que adquirió la titularidad del campo de 8.192 hectáreas.

Río Bote es lindante “al oeste con la “Estancia Franka”, al este con la “Estancia Cruz Aike”, al sur con la “Estancia La Martina” y hacia el norte con el Río Santa Cruz. Allí radica su particularidad: es un campo que, como señaló la jueza Gigy Traynor, “se encuentra afectado al proceso de expropiación, medida dispuesta por razones de utilidad pública declarada por la normativa citada con motivo de la construcción de las represas hidroeléctricas Gobernador Jorge Cepernic y Presidente Dr. Néstor Carlos Kirchner”.

Un importante edificio en construcción en Pilar, en el kilómetro 49 de la ruta Panamericana, fue vendido el 4 de julio en una subasta pública por un valor inicial de 372 millones de pesos: veinte millones de pesos menos del precio al que se ofrecía a comienzos de mes. Era la cuarta vez que se subastaba la propiedad.

En puerta hay otro remate importante: se trata de máquinas viales, un lote de repuestos viales, tornos, fresadoras, auto elevadores, racks y estanterías. Todo se encuentra en el predio de Austral Construcciones en el ingreso a la ciudad de Río Gallegos. Ese predio también será rematado, poniendo fin de manera definitiva a lo que fue la principal compañía de Lázaro Báez.

El 29 de agosto se realizará la subasta de dos importantes inmuebles en Comodoro Rivadavia. Por un lado, una Unidad Funcional “usada como oficina, con buen estado de conservación; cuenta con dos cocinas, dos baños separados en dos gabinetes cada uno de ellos, una recepción y diversas oficinas que pueden modificar su extensión y dividirse. Cuenta además con sala de reuniones, archivo y un espacio para los servidores”. La base es de 226.200 dólares.

Por otro lado, un importante terreno en block ubicado en el Barrio Humberto Beghin, de una superficie aproximada de 5.695,68 metros cuadrados. El predio contiene “habitaciones para los empleados con comedor, cocina y baños, un sector de oficinas de la empresa y tres naves o galpones. De las tres entradas solo una se encuentra habilitada por seguridad”. Además, detalla la resolución judicial, “cuenta con un importante puente grúa el galpón principal con dos galpones anexos y amplia playa de maniobras. El precio de base es de 478.000 dólares.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS