19.7 C
Argentina
InicioSociedadAbsolución o «pena mínima»: el pedido de las defensas de los médicos...

Absolución o «pena mínima»: el pedido de las defensas de los médicos por la muerte de Alejandro Cohn

Noticias y curiosidades del mundo

El juicio llegó a su última audiencia. Mariano Cohn (48) escuchó -atento- las argumentaciones de las defensas que pedían por la absolución de los médicos acusados por la muerte de su hermano, Alejandro Cohn. Su gesto fue sereno, aunque no pudo evitar negar con la cabeza o sonreír socarronamente ante los dichos de los abogados.

Es la recta final. Luego de esta jornada, el presidente del Juzgado en lo Correccional N° 4 de San Isidro dará a conocer la fecha del veredicto y se sabrá el futuro de los ahora seis imputados.

La semana pasada, tres de los nueve médicos del Hospital de San Isidro que llegaron al juicio fueron sobreseídos por la Justicia.

Fue luego de que el fiscal pidiera desestimar la acusación por homicidio contra cuatro de ellos y la querella contra tres, durante los alegatos. Serán cinco los profesionales juzgados, para los que pidieron penas de entre tres y cinco años de cárcel por el delito de «homicidio culposo«.

El 17 de abril habían llegado a juicio Marcelo Toro Solano, Ana Sánchez, Carla Setti, María Quiroga, María Seijo, Marina Vogelin, Maximiliano Ragazzoli, Darío Campos y Martín Montagna, por los delitos de «homicidio culposo» y «sustracción de elementos de prueba«.

Una de las primeras audiencias del juicio, con los médicos en el banquillo de los acusados. Foto Guillermo Rodriguez Adami.Una de las primeras audiencias del juicio, con los médicos en el banquillo de los acusados. Foto Guillermo Rodriguez Adami.El fiscal Diego Molina Pico decidió retirar la imputación de sustracción de elementos probatorios contra todos y no acusar a Vogelin, Ragazzoli y Campos por homicidio. En el caso de Montagna, la fiscalía no decidió acusar, pero sí lo hizo la querella, en manos de Juan Carlos García Dietze.

Este jueves 30 de mayo las defensas tuvieron su oportunidad de alegar. La abogada Natalia Medán, defensora de Marcelo Toro Solano, pidió para el médico la absolución al considerar que no se había probado -”al menos no sin duda razonable”- la responsabilidad de su defendido en la muerte de Alejandro Cohn.

Entre la descompensación y la muerte cerebral pasaron cosas, hubo intervención de otros”, argumentó en relación a la responsabilidad de la atención médica del resto de los intervinientes.

Toro Solano fue quien estuvo en la ambulancia que asistió a la víctima en la calle y en su llegada a la guardia.

Para el caso de que el juez Facundo Ocampo decida dar un veredicto de culpabilidad, Medán pidió para Toro Solano “la pena mínima” para el delito y dada la “carencia de antecedentes” y su “comportamiento procesal”. P

Mariano Cohn, con su hermano Alejandro.Mariano Cohn, con su hermano Alejandro.Puntualmente solicitó que no sea inhabilitado para ejercer la medicina, ya que “estuvo nueve años procesado y no pudo acceder a cargos fijos”, ya que cuando le solicitaban certificado de antecedentes, surgía la imputación.

Iván Roberto Ponce Martínez, abogado de Ana Sánchez, coincidió con su colega Medán y, a su turno, describió una guardia colapsada: «Había tres médicos, de los cuales dos hacían ambulancias».

«Si quieren criticar al sistema de salud, yo no veo acá imputados al intendente de entonces o al secretario de Salud, los querían traer como testigos, no como acusados», advirtió.

Además, describió a la víctima como un hombre que «distaba de ser sano» por sus antecedentes y calificó de «no controlada» a su diabetes. Para su defendida, Ana Sánchez, solicitó la absolución y consideró que «no hubo omisión de cuidado».

Video

El documental de Carlos de Elía cuenta la misteriosa muerte de Alejandro Cohn y la búsqueda de justicia por parte de su hermano, el director de «El encargado» y «El ciudadano ilustre» Mariano Cohn.

María Inés Salomone, defensora de Carla Setti, también pidió su absolución al considerar que la mujer «nunca tuvo contacto con el paciente Cohn, atendió a cinco pacientes esa noche en el sector de guardia pero no estuvo ni siquiera en el lugar en el que estaba» la víctima.

El director de cine lleva casi una década luchando por justicia por su hermano, que falleció a los 35 luego de entrar por una baja de azúcar en ese centro de salud el 27 de julio de 2015. Murió poco después, por múltiples e inexplicables lesiones.

Los pedidos de pena de la fiscalía y la querella

En la audiencia del jueves pasado, el fiscal Diego Molina Pico desestimó la acusación por “violación de pruebacontra los nueve médicos (por la desaparición de las hojas de enfermería del hospital) y mantuvo la de “homicidio culposo” para cuatro de los acusados: Marcelo Toro Solano, Ana María Sánchez, Carla Setti, Viviana Quiroga y María Soledad Seijo.

Para Toro Solano, que estaba a cargo de la ambulancia la noche en que internaron a Cohn, pidió cinco años de prisión y ocho de inhabilitación especial para ejercer la medicina al considerarlo autor del homicidio culposo.

Molina Pico lo señaló como la persona determinante para el trágico final que tuvo Alejandro, porque “no dio ningún tipo de atención primaria durante el trayecto al hospital”.

En el caso de Sánchez y Setti, que estaban en la sala de guardia ese día, el fiscal pidió tres años de prisión de ejecución condicional y cinco años de inhabilitación especial para ejercer, al considerarlas también coautoras del «homicidio» de Alejandro Cohn.

La misma pena solicitó para las médicas María Soledad Seijo y Viviana Quiroga (quienes intentaron intubar a Cohn, pero no lograron hacerlo). En estos casos, consideró como agravantes la «larga agonía del paciente”, “la familia destruida” por el hecho y “el impacto social” que provocó el caso.

“Quedó claro que estamos a la vista de que esto no comenzó con un paciente terminal, sino como una cuestión médica tratable, simple, con la solución a la mano de cualquiera, pero se transformó en terminal, paradójicamente, cuando estuvo en manos de distintos médicos y enfermeras de la guardia”, expuso Molina Pico en su conclusión.

En cuanto a Martín Montagna, Maximiliano Ragazzoli, María Vogelin y Darío Campos, el fiscal determinó que “se produce un corte en la imposibilidad de imputación”, por lo cual no los acusó.

El abogado Juan Carlos García Dietze, representante de la familia Cohn, en sintonía con Molina Pico, dedicó gran parte de sus alegatos al doctor Solano y pidió cinco años de prisión, ocho de inhabilitación para ejercer la medicina y que, en caso ser condenado, no pueda salir del país.

A Montagna, la querella lo consideró como uno de los responsables de la muerte y pidió tres años y seis meses de prisión y siete años de inhabilitación para la práctica de la medicina al considerarlo coautor del homicidio culposo, a contramano de la decisión fiscal.

Para Seijo, Sánchez, Quiroga y Setti, solicitó la pena de tres años de prisión e inhabilitación por seis años. En consonancia con el fiscal, Campos, Vogelin y Ragazzoli no fueron acusados al considerar que no había “pruebas suficientes”.

Cómo fue la muerte de Alejandro Cohn

El sábado 27 de julio de 2015, alrededor de las 20.30, Alejandro Cohn (35) salió de su casa en moto para ir a jugar al fútbol con sus amigos. Se detuvo en Avenida de la Unidad Nacional y Lima, en Martínez, porque se sentía mal. Vomitó, llamó a su amigo Leonardo Falasconi y le avisó que no llegaría a tiempo.

Lo asistieron tres personas en la calle, lo acompañaron en ambulancia hasta el Hospital «Melchor Posse» de San Isidro y se ocuparon de avisar y de esperar hasta que llegaran sus padres. “Entró caminando”, sostiene la familia Cohn.

Mario Cohn y Beatriz Arroyo estaban cenando cuando recibieron un llamado y fueron al hospital para ver qué había pasado con su hijo.

Al llegar a la guardia, Alejandro respondió las 15 preguntas de protocolo y mantuvo un diálogo informal con su padre.

Para las 21, seguía en una camilla descompensado y sin recibir atención médica, de acuerdo a la acusación fiscal. Su papá notó que, al respirar, Alejandro hacía un ronquido y pidió ayuda a los médicos de guardia que lo trasladaron al shock room. Luego de algunas horas, fue trasladado a terapia intensiva con traqueotomía y en coma inducido.

Ante la insistencia de su familia, Alejandro fue trasladado al Hospital Italiano donde les informaron que tenía una traqueotomía mal hecha, fracturas y un diagnóstico de muerte cerebral. Allí decidieron desconectarlo y finalmente falleció el 29 de julio.

La autopsia determinó que tenía una luxofractura de vértebra cervical con rotura de médula ósea, luxofractura de vértebra torácica, fractura de clavícula derecha y fractura de arcos laterales. De acuerdo a lo que se estableció durante el juicio, las lesiones podrían haberse producido luego de que Cohn convulsionara o, por algún motivo, cayera de la camilla -inconsciente- al piso.

La causa de la muerte, según los peritos, fue una “encefalopatía hipóxica isquémica”.

Durante la investigación, se cuestionó la ausencia de cámaras de seguridad, que el libro de informes del shock room se perdió y que las hojas de enfermería con el registro de ese sábado fueron arrancadas del libro de actas.

Casi en al mismo tiempo que el inicio del juicio, se estrenó un documental llamado «Hermanos, una historia de sangre«. Fue realizado por Carlos D’Elía y narra el drama de los Cohn con las voces de Antonio Banderas, Oscar Martínez, Luis Brandoni y Guillermo Francella. Está disponible en Flow y en la plataforma Max.

EMJ

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS