16 C
Argentina
InicioSociedadAprendamos la lección de la "Scaloneta"

Aprendamos la lección de la “Scaloneta”

Más allá del invicto récord o no, de los dos títulos tras más de dos décadas sin consagraciones, de la revancha contra los dichos de Mbappé, lo que enamora a los argentinos de esta selección es el ejemplo que dan. 

Ejemplo de liderazgo por parte del director técnico Lionel Scaloni que podría confundirse todavía entre los jugadores por look y por edad y ejemplo de los jugadores, casi todos millonarios, muchos consagrados y los dos más importantes, Lionel Messi y Angel Di María, más cerca de colgar los botines que de pensar en próximas temparadas. Pero están todos comprometidos con un proyecto futbolístico, con un estilo de juego que está dando resultados.

Claro, no faltará quien señale que la eliminatoria fue buena, pero la de Brasil fue mejor, y que le ganamos a una selección que va a mirar el mundial por televisión. Pero, paradojas del fútbol, esa selección de Italia que el miércoles fue humillada en el mítico estadio de Wembley, viene también de consagrarse campeona de Europa. 

Y, a grandes rasgos, podemos señalar que no sólo se comió una milonga histórica, una goleada, sino que su figura fue el arquero, que sacó al menos tres tiros de los delanteros argentinos y que de no ser por su gran actuación, hubieran convertido el 3 a 0 en un triunfo todavía más abrumador.

Sí, hablamos de resultados. Pero esta selección argentina no ganó por penales, ni con un gol en el último minuto, ni como piden algunos hinchas en la popular “ganar medio a cero”. Ni con un salvador extraordinario que hizo todo bien entre una multitud de jugadores normales.

Esta selección es un lujo en un país que se desangra en la pobreza, en la desigualdad y en la grieta no solo entre oficialismo y oposición, sino en las grietas que hay dentro del oficialismo y dentro de la oposición.

Y tampoco es que la conducción de la AFA sea un dechado de virtudes. Apenas alcanza con que sus dirigentes mantengan algunos preceptos que marcó don Julio Grondona, otro personaje dudoso, y que dejen trabajar al Director de Selecciones, César Luis Menotti y al Director Técnico de la selección mayor, Lionel Scaloni. Dos lujos en el país de “lo atamo’ con alambre”.

¡Cuánto tiene para enseñar el técnico a los argentinos! Después de vapulear al campeón europeo mantuvo la calma, y nos recordó que hay “demasiada ilusión” y que “el mundial es totalmente diferente”. Los que tenemos más años sabemos esto último, pero nos ilusionamos como chicos con la velocidad de Di María, con los pases de De Paul y con todo lo que hace Lío Messi, que por fin tiene una selección que lo entiende. Si hasta celebramos que el “club de amigos” que tantas críticas generó en el pasado mundial, festeje con una foto del Kun Sergio Agüero en el vestuario, sumando,como diciendo: “Vos también sos campeón con nosotros”.

¿Aprenderemos la lección que nos da este equipo? ¿Aprovecharemos las oportunidades, entrenando/ trabajando sin bajar los brazos aún en las peores condiciones? ¿Tendremos la fuerza interior para sobreponernos a mil finales perdidas por nada y enfrentar la siguiente con alma y vida? ¿Sabremos mostrarnos como opción de pase cuando al compañero lo rodean los rivales como lo hacen los muchachos de Scaloni? ¿Aprenderemos a levantar la cabeza para mirar para adelante y acompañar al que lleva la pelota?

Esta selección tiene respuestas para algunas preguntas que el país no sabe responder desde hace más de dos siglos. Ya que no aprendimos de historia, ni de economía ni de política, ojalá aprendamos del fútbol. Ojalá aprendamos la lección de trabajo y humildad que la “Scaloneta” nos da partido a partido, que no se borre lo que nos enseña si no levantamos la copa en Qatar y que podamos dar ese salto de calidad como país para que no solo seamos una Nación cuando se juega un partido de fútbol.

por Carlos Piro

Galería de imágenes

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS