13.6 C
Argentina
InicioSociedadDoble turno: 250 escuelas arrancan con la jornada completa pero se demora...

Doble turno: 250 escuelas arrancan con la jornada completa pero se demora la “quinta hora”

Después de una serie de trámites extensos y bajo una persistente resistencia de sectores gremiales, la provincia de Buenos Aires avanza en la ampliación de la jornada escolar en el ciclo primario. A partir de este lunes se incorporan –en forma paulatina– 250 escuelas a un esquema que pasará de cuatro a ocho horas diarias.

Pasaron casi cuatro meses desde que se conoció la decisión del Gobierno nacional de incorporar “una hora más” en la primaria para pasar el actual régimen de cuatro horas a uno de cinco de lunes a viernes. Pero este proyecto no debutó en el distrito que conduce Axel Kicillof y que tiene 1.120.000 niños y niñas estudiando ese nivel, en el sistema público.

En el ámbito privado (611.000 estudiantes) más del 70% de los niños matriculados permanece más de cuatro horas en los institutos.

En la dirección General de Escuelas informaron que en otros 500 centros educativos instalados en 100 municipios del interior y el conurbano se “intensifican las gestiones para incorporar la propuesta de la hora adicional” que propuso el Ministerio de Educación de Nación.

No fue sencillo llegar a este punto en el territorio provincial: desde que se anunció la medida –en abril de este año- fue rechazada por los principales sindicatos de docentes.

Las autoridades explicaron que, por cuerda paralela a la “quinta hora” se aceleró la incorporación de la denominada “Jornada Completa” (ocho horas, con almuerzo incluido) y que el debut es a partir de este lunes en los primeros colegios. Hasta el final del ciclo sumarán 250 e impactará sobre 50 mil alumnos que en el interior y en el Gran Buenos Aires deberán modificar sus rutinas para permanecer el doble de tiempo dentro de las aulas.

Según confirmó el director de Escuelas provincial Alberto Sileoni, a Clarín, será un “proceso paulatino que impactará en las comunidades entre la segunda quincena de agosto y el final del ciclo lectivo 2022”.

Algunos casos puntuales

“Señores padres/madres. A partir del lunes 22 de agosto, los niños y niñas permanecerán de 8 a 16 horas en la institución”. Mensajes como se enviaron desde la dirección de la Primaria Nº 44 de Mar del Plata, situada en el kilómetro 12,5 de la avenida Antártida Argentina, en la zona de las quintas de Peralta Ramos.

Algo parecido hicieron los directivos de la Escuela Nº 79, del barrio Parque 2 de Abril y la 17 “Santa Isabel”, ambas de esa ciudad balnearia.

Esta semana debutarán con doble jornada los menores que concurren a las escuelas Nº 15 y Nº 70 de Avellaneda, según confirmó a este diario la subsecretaria de Educación provincial, Claudia Bracchi.

El sistema provincial tiene 4.192 establecimientos de enseñanza primaria público. Sólo 517 tienen ahora doble jornada y con esta medida llegarían a 767, es decir al 18% del total. Además, cuando se complete esta etapa de la nueva modalidad habrá 1.267 escuelas que dictarán más de cuatro horas. Es decir, llegarán al 30% del total de instituciones.

Es un porcentaje menor al que alcanzaron otras jurisdicciones del país con la propuesta que impulsó hace cuatro meses el ministro de Educación, Jaime Perzyck.

El esquema de extensión horaria (colegios con 8 horas; más los que tendrán cinco) impactará sobre 180 mil menores. Hoy son 84.500 los estudiantes que permanecen más tiempo sobre un total de 1.123.500 que están matriculados en las primarias de Buenos Aires. O sea que en menos de un año más que duplicarían esa cifra.

No obstante, bajo gestión estatal habrá 23% de alumnos con trayecto educativo ampliado. ¿Por qué 30% de institutos y 23% de alumnos? Es que el área educativa comenzó por las escuelas menos concurridas y aquellas que tienen espacios para poder dar clases en doble turno, sin que –por ahora– resulte necesario construir más aulas.

“Muchas corresponden a ciudades o localidades pequeñas del interior. Incluso rurales, donde resulta más fácil adaptar el sistema, convocar a los docentes y tener el aval de los padres”, explicó Sileoni. Es que, una vez que se implementa cualquiera de las propuestas de extensión es para toda la escuelas y para todos los alumnos. No es una opción.

El proceso no resultó sencillo. “La idea de incrementar la jornada fue bienvenida, pero la implementación resultó ardua, difícil”, reconoció el ministro provincial que asumió en diciembre pasado, luego del desplazamiento de Agustina Vila.

Incluye en esa dificultad el planteo firme de Suteba y FEB (los gremios que agrupan a educadores estatales) que resistieron con variados argumentos la idea de incorporar 60 minutos diarios extras, que equivalen a 38 días más de clases por año. “No fuimos informados, nos enteramos por los diarios. Desconocemos los detalles. No podemos obligar a los maestros a una tarea adicional”, fueron algunas de las advertencias que hizo, después del anuncio de Perczyk, la secretaria adjunta de Suteba, Laura Torres.

“Planteamos el rechazo de toda modificación del sistema educativo que vulnere los derechos laborales, implique una sobrecarga en el trabajo docente”, difundió Ctera después del anuncio. A esa central pertenece Roberto Baradel, aliado del gobierno nacional y provincial pero distanciado de esta política oficial.

¿Para qué se utilizará el tiempo extra frente al pizarrón?

 “La quinta hora será para reforzar práctica del lenguaje y matemáticas. Ese es nuestro objetivo urgente. Los chicos tienen que saber leer y comprender. Además de aprender los conceptos de la ciencia exacta”, definió Sileoni.

Para la jornada completa, de 8 horas, se incorporarán asignaturas relacionadas con arte, educación física, lenguas extranjeras, desarrollo local, comunicación. Los directivos escolares presentaron los proyectos académicos que incluyen materias relacionadas con actividades de la región: turismo, producción agraria, ganadera ictícola, comercio, según explicó Bracchi.

Los trámites para cambiar la dinámica horaria de una escuela incluyen acciones burocráticas y designación de docentes. Por cada escuela que cambia, se requiere una resolución que demanda revisiones y enmiendas.

Además se debe incorporar casi 8.000 educadores y habrá que liquidar 70 mil módulos educativos más para suplementar los sueldos de maestros.

Una parte de esa inversión salarial está garantizada por Nación. Es que Gobierno se comprometió a pagar el 80% de los salarios correspondientes a los que se incorporen para la “quinta hora”. Por eso, Buenos Aires debe firmar un convenio con el ministro Perczyk para obtener esos recursos.

“En la Jornada Completa buscamos que sean los mismos docentes que están ahora los que se hagan cargo del aula. Para mejorar su situación salarial y facilitar el nombramiento”, aclaró el ministro. Esa es siempre la primera opción y es la prioridad. Si no se puede, se recurre a otro educador que tenga tiempo disponible y si tampoco se consigue, se abre una convocatoria para incorporar un nuevo trabajador.

La Plata. Corresponsalía.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS