7.2 C
Argentina
InicioSociedadHantavirus: la historia de la nena que murió y la invasión de...

Hantavirus: la historia de la nena que murió y la invasión de roedores que tiene en vilo a un pueblo

A la nena de 8 años que murió por hantavirus le gustaba correr por el bosque que domina el paisaje de las afueras de Cerro Centinela, el pequeño paraje en Chubut donde nació. Pero tenía una devoción: sus abuelos maternos Gladys y Arturo. Con ellos pasaba muchas horas cuando regresaba de la Escuela 113 donde cursaba el tercer grado de la primaria.

“Era despierta y alegre. La vi una sola vez cuando fui a la casa porque los padres nos pidieron ayuda para poder poner el piso en una de las habitaciones”, le dijo a Clarín Beatriz Roa, la jefa comunal del pueblo. Acostumbrada al frío y al viento, le gustaba jugar con “lo que la naturaleza le daba”. El nombre de la niña se mantiene en reserva. Murió el miércoles en el hospital de Esquel donde llegó con mucha fiebre en un vehículo particular.

Nada pudieron hacer los médicos para salvarla. Los exámenes que se le practicaron después del deceso dieron la peor noticia: la muerte se produjo por hantavirus, la enfermedad endémica transmitida por el roedor conocido como “colilargo” que generalmente habita en la zona cordillerana. Pero nunca en esta época. Lo hace a partir de septiembre cuando florece la caña de coihue.

“No sabemos por qué pero en la zona rural (donde vive la familia de la nena) hubo una verdadera invasión de roedores. Nunca se vieron tantos aquí y menos en esta época en que a veces estamos tapados de nieve. No sabemos cómo se contagió la nena. Pero los roedores andan por todos lados, en el bosque, en los galpones donde se refugian los animales y se guardan los fardos de pasto para alimentarlos”, agregó Roa en su diálogo con Clarín.

El hospital de Corcovado. Hasta alli llevaron a la nena de Cerro Centinela. La familia dijo que no la atendieron bien.

La nena comenzó con síntomas el martes. El miércoles fue llevada por los padres al Hospital de Corvocado, a 15 kilómetros de Cerro Centinela.

“Alli vieron que tenía fiebre y solo le dieron un ibuprofeno. No quisieron trasladarla en la ambulancia según los familiares. Y la llevaron a Esquel en un vehículo particular. Cuando llegaron era demasiado tarde. Por eso, después de sepultar a la chica, los padres y amigos fueron a protestar al Hospital de Corvocado”, expresó la jefa comunal.

Por la manifestación se trasladó al personal para evitar males mayores. “Fue una desgracia. En el hospital se hizo lo que se pudo. Y comprendo la reacción de los padres ante esta situación”, le dijo a Clarín Ariel Molina, intendente de Corcovado, quien se encontraba viajando hacia Rawson a una reunión con el gobierno de la provincia.

Un pequeño pueblo en la Cordillera

Cerro Centinela es un pequeño poblado al oeste de Chubut, que tiene unos 350 habitantes entre su casco urbano y la zona rural. Está ubicado a 15 kilómetros de Corcovado y a 20 de Futaleufú, en la frontera con Chile.

Cerro Centinela, el pequeño pueblo de Chubut donde una nena se contagió de Hantavirus.

En la zona rural vivía la chiquita junto a sus padres y a pocos metros está la casa de sus abuelos maternos con quien compartía buena parte del día. La gente del lugar se dedica a la cría de animales.

El padre de la nena es un peón de campo y por eso se ausenta de su casa algunos días a la semana. La abuela Gladys sufrió un desmayo cuando se enteró lo de su nieta. Y también se descompensó en varias oportunidades. La familia reprocha además que se enteraron que lo que tenía la criatura era hantavirus después que falleció.

Por ahora no hay certezas respecto a cómo se contagió. Su grupo estrecho tendrá que hacer cuarentena. Por ahora no se registró otro caso aunque la gran cantidad de roedores (entre los que evidentemente se encuentran colilargos) ha causado temor en los habitantes.

El antecedente de Epuyén

El Hantavirus dejó un pésimo recuerdo en la provincia cuando se produjo un brote en 2019 en la localidad cordillerana de Epuyén. Murieron 15 personas y tras algunos estudios se comprobó que no solo lo contagian los roedores: también existe el contagio entre humanos.

En esa oportunidad, fue un peón el que concurrió a una fiesta de 15 después de limpiar un galpón. Provocó varios contagios, entre ellos el de la cumpleañera que fue la primera víctima fatal.

El contagio se produce a través de las heces del colilargo. Cuando se secan y el viento la mezcla con el polvo en suspensión el virus ingresa al cuerpo a través de la nariz y la boca. Es muy contagioso.

​Chubut. Corresponsal

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS